Inicio Baloncesto Dos ex-madridistas dan la liga al Barça

Dos ex-madridistas dan la liga al Barça

0
0

La gran actuación de Ante Tomic y el triple decisivo de Lampe a falta de 21 segundos fueron claves en la consecución de título blaugrana.

Se presagiaba un gran partido de baloncesto fuese cual fuese el resultado final. Por un lado, si el Barcelona ganaba el encuentro se proclamaría campeón de liga y culminaría de una manera sobresaliente una temporada que tenia todos los ingredientes para ser una decepción.

El Real Madrid llegaba al partido sin margen de error, debía ganar este partido para forzar el quinto y definitivo encuentro para apurar sus opciones de hacerse con el título y, ya de paso, despejar las grandes dudas que se han ido creando entorno al rendimiento de los jugadores a lo largo de las finales.

El partido comenzaba de manera muy diferente a como había terminado el tercer envite; los dos equipos empezaban con una intensidad defensiva muy alta, lo que unido a un clima de tensión digno de las grandes ocasiones, con un Palau Blaugrana lleno hasta la bandera, conformaba una atmósfera idílica para el partido que se esperaba.

Empezaba el partido muy igualado con ambos equipos dando muestra de lo que estaba en juego, primando las defensas sobre los ataques. El primer momento importante del partido fue cuando, mediado el primer cuarto, le caía al cuadro merengue la primera técnica del partido, lo que unido a unos tiros libres de Marcelinho y a un triple de Nachbar, otorgaba la primera ventaja a los catalanes (14-7), una diferencia que se mantendría hasta el final del primer cuarto (25-19).

El segundo cuarto comenzó con una reacción del Madrid para volver a meterse en el partido gracias al buen hacer de sus jugadores interiores, especialmente Felipe Reyes y Bouroussis; sin embargo, cinco puntos consecutivos de Oleson y el buen cuarto que protagonizó Álex Abrines llevaron la ventaja de los locales hasta los 10 puntos (45-35). La aparición de Sergio Rodríguez y una técnica al banquillo local revolucionó el choque y lideró un parcial de 2-7 que dejaba el marcador en un apretado 47-42 al descanso. Se avecinaba una segunda parte llena de emociones.

Y no defraudó el tercer cuarto, los nervios estaban a flor de piel y una discutible actuación arbitral acabó con los nervios del banquillo madridista, ejemplificada en la figura de un Pablo Laso que intentaba levantarse de su silla de ruedas, en la que se encontraba al haber sido operado de urgencia por una rotura del tendón de Aquiles que se produjo durante el segundo partido de las finales, al grito de “¡Es una vergüenza!”, lo que valió la expulsión y dejó una de las imágenes más curiosas de la temporada al tener que abandonar la pista empujado por uno de sus ayudantes.

Esta situación provocó que el Barcelona se distanciara más en el marcador y que la diferencia llegase hasta los 12 puntos, una brecha que se vería mitigada levemente al final del tercer cuarto con dos tiros libres de Jaycee Carroll que dejaban el marcador en  un 65-57 que dejaba sensaciones similares en ambos banquillos; si bien el Madrid veía como todavía seguía viva la posibilidad de forzar el quinto encuentro si mejoraban su juego;  en el lado culé se tenia la sensación de que se había perdonado al rival en demasiadas ocasiones y que no todo estaba decidido.

El último cuarto prometía no decepcionar a todos los presentes que hacían del pabellón una auténtica olla a presión en cada ataque rival. Mientras que en el Madrid entre Reyes y Mejri acercaban a los blancos, un excelso Ante Tomic, que llegó hasta los 22 puntos y 9 rebotes, aumentaba la diferencia otra vez hasta la barrera de los 10 puntos.

En ese momento hicieron acto de presencia dos jugadores que no han acabado la temporada como se esperaba después del gran curso que realizaron, dichos jugadores fueron Sergio Llull y Niko Mirotic, ambos llegaron a empatar el partido, la única vez desde el inicio del partido, a falta de algo más de medio minuto para el final. En el siguiente ataque surgiría la figura de Maciej Lampe, clavando un triple desde la esquina, su primera canasta del partido, poniendo tres arriba a los locales.

En la siguiente jugada, Sergio Rodríguez fallaba su enésimo triple en la serie y Abrines anotaba los dos tiros libres después de la falta personal. Tras el tiempo muerto del Madrid, dirigido por Hugo López en ausencia de Pablo Laso, Darden si que anotaba el triple colocando de nuevo a dos a los visitantes, volvían a hacer falta sobre Oleson, que no fallaba ninguno de los dos tiros y sentenciaba el partido y la liga para el equipo catalán. La última canasta del partido fue para el Madrid cuando los jugadores, el cuerpo técnico y todo el Palau ya celebrada la decimoquinta liga para el FC Barcelona (83-81).

Juan Carlos Navarro fue designado como MVP de las finales, lo que unido al gran partido de Tomic y el buen hacer de jugadores como Oleson, Abrines o Nachbar decidieron la serie y ayudaron y mucho a la consecución del título.

Acababa así una de las mejores temporadas en la ACB de las que se recuerdan con el récord de victorias de este Real Madrid, con un Barcelona que fue capaz de sobreponerse a una temporada llena de altibajos, con un Valencia Basket que fue capaz de romper hegemonía Madrid-Barcelona al final de la liga regular acabando segundo, con el resurgimiento de equipos como el Unicaja o el Joventut o la confirmación del Herbalife Gran Canaria como un equipo a tener en cuenta durante las próximas temporadas.

Sin embargo, esta temporada también ha traído malas noticias para el basket español; el CB Valladolid se convirtió en el peor colista de la historia de la ACB al haber ganado solo 3 partidos en toda la liga regular, confimándose su descenso y con el fantasma de la desparición sobrevolando la entidad; esta situación económica mundial también se ha hecho notar en equipos como el Bilbao Basket, que ha tenido la temporada más convulsa de su historia, La Bruixa D’Or Manresa o el Tuenti Movil Estudiantes.

Por último, la siguiente temporada será la primera en dos años en la que un equipo ascenderá desde la Liga Adecco Oro, ese equipo será un histórico como el River Andorra Morabank, que ya cumplió con los excesivos requisitos económicos que exige la ACB para los recién ascendidos, cosa que no pudo realizar el Ford Burgos, equipo que competirá de nuevo en el segundo nivel del baloncesto español y cuya plaza previsiblemente será ofrecida a La Bruixa D’Or Manresa.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

El Cuatro Valles cuenta sus partidos por victorias

El conjunto de la Robla se enfrentaba contra el C.D BALOPAL en el municipio Roblano en un …