Inicio Baloncesto Mundobasket: «Les Bleus» demuestran que quieren dar guerra

Mundobasket: «Les Bleus» demuestran que quieren dar guerra

0
0

Uno de los primeros partidos del día en la segunda jornada del Mundobasket era también uno de los más atractivos a priori. Serbia y Francia abrían la ronda de partidos de hoy en el Grupo A (el de España) con sensaciones bastante distintas en los dos conjuntos. Los serbios venían de ganar cómodamente a Egipto, mientras que los franceses tenían por delante un partido importantísimo en el que debían mejorar la imagen dada en la primera jornada ante Brasil.

Todas las esperanzas que podíamos haber tenido respecto al partido se han confirmado, y hemos asistido a un emocionante duelo del que Francia ha salido victoriosa casi sobre la bocina. Un triunfo que les permite compensar la derrota de ayer además de darles moral para futuros compromisos, demostrando que pese a las bajas siempre son capaces de competir al máximo nivel.

El partido comenzó con un ritmo muy rápido del que se vio beneficiado la selección serbia, que no salió con su base estrella Teodosic de titular, sino que optó por Markovic dejando al jugador del CSKA en el banquillo para dar la sorpresa en los  primeros minutos de la segunda unidad. En esos instantes iniciales Serbia llevó claramente el mando, castigando a Francia tanto desde fuera con Bogdanovic como desde cerca de la canasta con un acertado Raduljica. Francia a duras penas conseguía mantenerse en la pelea, con Joffrey Lauvergne como figura más destacada. Parece ser que tras su gris debut el joven pívot se puso las pilas y salió al partido con mucha hambre.

Aficionados serbios en las gradas.
Aficionados serbios en las gradas.

En el segundo cuarto sucedió una de las peores noticias posibles para Francia: su ala-pívot Boris Diaw cometía la tercera falta tras haber hecho dos en los primeros minutos, cosa que lastraría su presencia en pista durante el resto de la primera parte. Esta falta permitió a Serbia encontrar muchas facilidades en el rebote ofensivo, pues aunque Lauvergne estaba siendo el mejor de los franceses en ataque, en defensa dejó bastantes huecos y balones sueltos, que fueron aprovechados sin piedad por Raduljica. Para empeorar las cosas, la selección francesa daba muestras de dudas en la dirección del juego, ya que ni Heurtel ni Diot parecían dar con espacios, y los minutos de Fournier fueron más bien pobres. Con estos problemas Serbia se fue al descanso ganando 42-34, y en Francia seguro que Vincent Collet pensó varias veces “¿Dónde estás Parker?”.

Tras el descanso, el partido recuperó la emoción que parecía haber perdido al final de la primera parte, y todo ello gracias al “desconocido” Edwin Jackson, quien tras un partido inaugural en el que pasó sin pena ni gloria, hoy se destapó como el salvador de Francia con una canasta al contraataque y un 3+1 espectacular que dejaba el partido empatado a 46. Diot también contribuyó, mejorando su papel de los dos primeros cuartos, y Lauvergne siguió sumando puntos y un puñado de buenos rebotes a su gran actuación. Al final del periodo se llegó con 62-60 favorable a Serbia, lo que nos daba un anticipo de la emoción que se viviría al final…

El banquillo francés celebra un triple.
El banquillo francés celebra un triple.

Ya en los últimos 10 minutos y con Boris Diaw de vuelta en la pista (supo controlarse y terminó con las mismas tres faltas que tanto mal habían hecho al equipo), se produjo un intercambio de canastas que tuvo como momento clave el 69-65 favorable a Serbia con poco menos de 6 minutos por jugarse. Fue entonces cuando Diaw decidió olvidar su discreto encuentro y se puso el traje de faena para dar dos magníficas asistencias y ayudar a Lauvergne en el rebote. En el último minuto se entró con la máxima igualdad, un 73-71 para Serbia pero con los balcánicos metidos en el “bonus”. A falta de 18 segundos Diaw empataba el partido, y en la siguiente jugada metió una mano decisiva y a la vez polémica (pudo haber falta) para provocar la pérdida de Bogdanovic. Sólo 4 segundos por delante y todo parecía indicar que íbamos directos a la prórroga, pero en esa última jugada los balcánicos cometieron un gran fallo al hacer falta a Lauvergne en una entrada a canasta. Falta un poco tonta ya que el pívot francés estaba siendo bien defendido en esos últimos segundos, y que terminó por condenar a Serbia y empañar su buen partido. Lauvergne cumplió con lo esperado y anotó uno de los dos tiros libres, para dejar un difícil rebote a falta de 1.1 segundos ante el que nada pudieron hacer los serbios.

Victoria francesa por 73-74, un igualado partido como los que suele tener esta selección habitualmente. Quizá queda la sensación de que Serbia pudo haber hecho más y que dejó escapar el partido por detalles, pero está claro que Francia es un equipo rocoso que supo sobreponerse a un mal inicio de partido.

Joffrey Lauvergne rodeado de jugadores serbios.
Joffrey Lauvergne rodeado de jugadores serbios.

Ambas selecciones quedan en el Mundial con balance de una victoria y una derrota  y ya piensan en su próximo partido mañana: Serbia jugará ante Irán mientras que Francia lo hará contra Egipto, dos selecciones un poco por debajo y que les permitirán coger rodaje para el resto de partidos decisivos de este Grupo A.

JUGADORES MÁS DESTACADOS:

SERBIA: Miroslav Raduljica con 21 puntos y 7 rebotes en 29 minutos de juego.

FRANCIA: Joffrey Lauvergne con 19 puntos, 6 rebotes y 1 tapón en 28 minutos de juego.

 

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

El Cuatro Valles cuenta sus partidos por victorias

El conjunto de la Robla se enfrentaba contra el C.D BALOPAL en el municipio Roblano en un …