Inicio Baloncesto ¿Toda la culpa es de Laso?

¿Toda la culpa es de Laso?

0
0

Tras el varapalo que supuso para el Real Madrid la derrota ante el Fútbol Club Barcelona en el clásico del baloncesto español que tuvo lugar el 28 de Diciembre, todas las miradas se dirigían hacia el banquillo y se señaló a Pablo Laso como mayor culpable del juego de su equipo.

Y cierto es que la evolución del Madrid en estos últimos meses tras ser capaz de vencer la Supercopa de España en el mes de Septiembre no parece haber sido la idónea.
De todas maneras se hace necesario analizar todas las circunstancias que envuelven al trabajo de Pablo Laso en el Real Madrid, no dejándonos llevar meramente por el resultadismo en el que el baloncesto profesional a veces nos envuelve:

1- La historia de un banquillo continuamente discutido

En verano se rumoreó con la destitución de Laso como consecuencia de la derrota en las finales de la Liga Endesa y su comportamiento poco deportivo en el encuentro final.
Florentino parecía decidido a cambiar el rumbo de la sección tras el impacto que supuso no ser capaces de alzarse con la Euroliga y la Liga ACB tras el extraordinario juego exhibido por el equipo a principio de temporada.

Pero como suele suceder en estos casos el público es soberano y la apuesta de la afición por Pablo Laso, el cual fue capaz de devolver la ilusión necesaria al aficionado como para volver a llenar de ilusión el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, unido al hecho de que Laso había firmado una renovación a principio de temporada que obligada a un elevado reembolso en caso del no cumplimiento del contrato, provocó una marcha atrás en el dirigente madridista.

Real Madrid

Y a partir de este momento, comenzó una sucesión de decisiones que no han hecho más que desvirtuar la autoridad de su entrenador. Por la poca confianza que existía en el cuerpo técnico de la pasada temporada, se decide no continuar con los ayudantes de Pablo Laso sin consultarlo con él previamente y se ficha a dos entrenadores acostumbrados a ser primeros de sus equipos y a los que no les importó pasar a ser ayudantes por el prestigio que otorga estar en un club como el Real Madrid.

De esta manera, Chus Mateo y Zan Tabak llegaban al equipo con la idea de que en caso de que la continuidad de Laso no funcionase, el recambio se podría realizar con suficiente inmediatez. Esta situación en nada ha favorecido el trabajo del técnico vasco pues en primer lugar se ha encontrado con unos ayudantes que puede que no sean de su agrado y que además no se encuentran familiarizados con sus esquemas técnicos y su forma de trabajar.

Además, en los últimos partidos se ha observado que el hecho de que Laso esté permanentemente discutido es nefasto en su relación con los jugadores pues no observan una figura suficientemente sólida y reafirmada en su banquillo.Y no obstante no debemos olvidar una de las frases de Javier Imbroda: “Las diferencias en el baloncesto profesional en última instancia las marcan los jugadores”. Por lo tanto si los jugadores no creen en ti y en tu trabajo es muy difícil obtener resultados.

2- Los fichajes de la nueva temporada, coto privado de la Dirección Deportiva.

En el verano, la dirección deportiva tomó la determinación de dejar a un lado al técnico vitoriano a la hora de confeccionar la plantilla para esta temporada.

Como resultado, se dejó escapar a jugadores de vital importancia para los esquemas de Laso como Tremmell Darden que jugaba un papel esencial en el trabajo oscuro que no siempre es premiado suficientemente. En su lugar se trajo a un Jonas Maciulis que no está en el mejor momento de su carrera y que hasta ahora no ha cuajado una temporada espectacular aunque de los nuevos fichajes quizá sea el jugador cuyo rendimiento no está siendo tan lejano al esperado.

Real Madrid

Por otra parte la ya anunciada salida de Nikola Mirotic sería difícilmente reemplazable a pesar del importante montante ecónomico que dejaría en las arcas del Madrid por tener que desvincularse de su contrato para jugar en la NBA. De esta manera, la mayor inversión de la temporada se haría en uno de los mejores jugadores de la pasada liga Endesa, Andrés Nocioni. Se ha observado, que hasta el momento, no se ha adaptado al estilo de juego del Real Madrid aunque su entrega siempre haya sido una constante.

Quizá, dentro de los esquemas de Pablo Laso hubiese sido mucho más útil un jugador como Justin Doellman con mayor habilidad para correr la pista y jugar con sistemas de juego alegres, además de hacer mucho más daño en la pintura jugando de cara tal y como hacía Mirotic con su juego dentro-fuera que era un verdadero quebradero de cabeza para las defensas rivales. Pero Joan Creus se adelantó y obligó al Madrid a un fichaje más incierto pero del que se espera que siga creciendo a lo largo de la temporada por la capacidad de sacrificio que Nocioni atesora.

En el puesto de base Dontaye Draper se veía obligado a abandonar la capital de España como consecuencia de que el Madrid realizaba un fichaje mediático con la llegada de Facundo Campazzo. Draper era un jugador eléctrico, muy sacrificado en la parcela defensiva y que combinaba perfectamente con las cualidades de Llull y el Chacho además de aceptar de buen grado un rol secundario en el equipo.

En cambio Campazzo es un jugador con magia que sufre en defensa contra escoltas y bases mucho mayores que él y que deslumbraba en las ligas sudamericanas pero su desembarco en el Viejo Continente necesita de un tiempo de adaptación. Aunque su perfil no aporte soluciones diferentes, su estilo de juego se asemeja al de Sergio Rodríguez, su pobre lectura de los esquemas de juego europeos provoca que con él en pista su equipo no haya logrado la fluidez que se esperaba.

Por último los rumores aventuraban con que uno de los bastiones defensivos del equipo, el americano Marcus Slaughter, también podía hacer las maletas, pero una inoportuna lesión y la petición de Laso a última hora de que no abandonase el equipo permitieron que siga vistiendo de blanco. A pesar de ello, los rumores de su marcha no han cesado a lo largo de toda la temporada.

Real Madrid

Slaughter es esencial para el equipo porque Laso cree en él y en ocasiones en el baloncesto profesional la confianza y la creencia de un entrenador en alguno de sus jugadores aunque no sean estrellas consagradas del equipo hace que un jugador desarrolle todas sus capacidades. Y este hecho es más que tangible, observando que Laso ha dicho en más de una ocasión que Slaughter es el mejor defensor interior de Europa y sin duda, su ausencia se notó en el clásico de Diciembre donde el Barcelona martilleó una y otra vez a los interiores madridistas tanto en el juego en la zona como por las malas lecturas del bloqueo directo pasando de cuarto de los madridistas.

De todas formas, el hecho de que Slaughter aporta otro ritmo defensivo al equipo lo demuestran estadísticas como que en el partido de Euroliga que les enfrentó al Estrella Roja de Belgrado fue el jugador de Madrid con una mayor influencia en la pista logrando el equipo un +15 cuando él estuvo en cancha además de la encomiable labor de frenar a dos pívots de mucho nivel como Zibres o el gigante Marjanovic.

3. Los nacionales llegan agotados mentalmente tras el Mundial.

La decepción que supuso para los españoles caer prematuramente en el Mundial ante Francia en los cuartos de final ha provocado que jugadores como el Chacho todavía no hayan encontrado la frescura que a estas alturas de temporada tenía el año pasado.

Felipe Reyes también se vio afectado a principio de temporada por el hecho de haber sido infrautilizado a lo largo de todo el Campeonato Mundial. Se le notaba falto de confianza y sin chispa. Necesitó varios partidos para recuperarse mentalmente porque físicamente a pesar de sus 34 años sigue siendo un jugador dominante.

Selección Española

Rudy Fernández tampoco ha demostrado todavía su mejor versión. Le cuesta romper en uno por uno y sus porcentajes de tiro todavía no se adecúan con su talento. De todas formas, en defensa ha continuado siendo un jugador determinante que seguramente explotará conforme la temporada avance si le respetan las lesiones.

4. Las derrotas del Madrid llegan fuera de casa.

Una de las cosas que más se le achacan al técnico vitoriano es que el rendimiento de su equipo fuera del Palacio de los Deportes no es el mismo. Las cuatro derrotas del equipo esta temporada han llegado a domicilio contra Barcelona, Bilbao, Estudiantes y Unicaja.

A pesar de que el año pasado el Real Madrid no perdió tantos partidos, con una plantilla mucho más equilibrada y más larga, las derrotas del equipo han llegado contra los mejores equipos de la competición en su casa. El Carpena este año es un fortín, el Madrid acumula 8 años sin vencer en el Palau, el “Efecto Miribilla” ha vuelto con la llegada de Sito Alonso al banquillo de Bilbao y el Estudiantes está haciendo auténticas machadas apoyados por su hinchada ante los grandes de la competición.

ACB

Por este motivo, aunque cuatro derrotas puedan antojarse como muchas a estas alturas de competición son derrotas comprensibles que quizá hayan lanzado la voz de alarma más por la proximidad entre ellas que por la relevancia que puedan tener. No hay que obviar además que dos de estas derrotas se producen sin el concurso del Chacho que este año es más imprescindible si cabe para mantener el estilo de las últimas temporadas.

5. Los títulos más relevantes se ganan desde Febrero

El pasado año se criticó mucho la planificación física del equipo porque a final de temporada muchos de los jugadores estaban aparentemente sin chispa y faltos de ritmo a pesar de que los inicios del equipo llenaron de optimismo a la afición. Las rotaciones de Laso fueron muy cortas en la temporada pasada incluso en partidos claramente decididos.
Parece que este año se están distribuyendo mucho más uniformemente los minutos entre el equipo sin quemar tanto a los jugadores como hace un año.

Real Madrid

Y no nos debemos engañar, el Barcelona el año pasado a estas mismas alturas de temporada llevaba una derrota más que los blancos este año y acabó alzándose como campeón de Liga. Cuando se pretende construir hace falta tiempo y no obstante si se miran los resultados el Madrid es el único equipo de España que posee un título oficial en esta temporada con la Supercopa de España.

Conclusión

Quizá sea demasiado pronto para juzgar la labor de un entrenador al que las circunstancias no han acompañado especialmente y que está permanentemente bajo sospecha. Que el juego igual no es tan fluido, es posible. Que no se esté jugando con los jugadores adecuados para los esquemas de Laso(Él no confeccionó su plantilla) es un hecho, pero al mismo tiempo quizá Laso debiera ser capaz de dar una vuelta de tuerca a sus sistemas de ataque antes de que sea demasiado tarde.

De todas formas lo que es un hecho es que Florentino y la Dirección Deportiva han comprometido sobremanera su labor en esta temporada y que en caso de que quieran continuar con él, deberían empezar a demostrarle su apoyo públicamente para devolverle parte de la autoridad que le han robado con sus jugadores.

En caso contrario esta situación se hará cada vez más insostenible y no tendría sentido que Laso y el Madrid siguiesen ligados hasta final de temporada. Florentino, haga lo que haga, por favor hágalo cuanto antes por el bien de su Real Madrid.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

El Cuatro Valles cuenta sus partidos por victorias

El conjunto de la Robla se enfrentaba contra el C.D BALOPAL en el municipio Roblano en un …