Inicio Baloncesto Eurobasket: España arrolla en el día en que todo salió bien

Eurobasket: España arrolla en el día en que todo salió bien

0
0

Como es habitual cuando alguien que está acostumbrado a ganar sufre un tropezón, ya habían empezado las voces discordantes en torno a la selección española de baloncesto. El respetable no perdona y en las horas posteriores al arranque del Eurobasket hubo todo tipo de polémicas sobre el juego, el acierto de algunos jugadores o la poca falta de soluciones que se vio en el equipo. Ante este panorama, no hay nada mejor que una buena victoria para recuperar confianza y de paso acallar el ruido de fondo generado en una derrota que entraba dentro de lo normal, y eso es lo que hizo anoche España.

A la segunda de cambio, el choque ya se presentaba decisivo para los intereses españoles, pues un nuevo revés en forma de derrota hubiera hecho saltar todas las alarmas y hacer peligrar la clasificación a octavos en las posiciones más destacadas del grupo. Para colmo, Turquía era un rival que venía en dinámica positiva tras ganar a Italia. Todo esto hacía que el verbo fallar estuviese prohibido en el vestuario de la selección, y con esa mentalidad saltaron al parquet nuestros guerreros.

España sacó un quinteto con un cambio respecto al primer día, con Sergio Llull, Pau Ribas, Rudy Fernández, Nikola Mirotic y Pau Gasol. Por su parte, Turquía apostó por Bobby Dixon (rebautizado como Ali Muhammed desde que obtuvo el pasaporte turco), Sinan Güler, Çedi Osman, Ersan Ilyasova y Semih Erden. El partido comenzó con pronta ventaja para España, que con un triple de Llull al poco del inicio ya avisaba de lo que estaba por venir. La alegría anotadora continuó en esos primeros compases, con Mirotic por fin haciendo daño en los tiros abierto y destacando con 7 puntos (4-11).

El tiro exterior de Bobby Dixon era una de las amenazas de Turquía, pero en la noche de ayer el menudo base no tuvo el día y España lo aprovechó para rebotear y correr fácil al contraataque, logrando una enorme cantidad de puntos tras transiciones de menos de 10 segundos que terminaban en tiros cercanos sin oposición. La presencia en la pintura de los turcos era escasa, con pocos balones dirigidos a Erden o Aldemir y canalizando casi la totalidad de sus acciones ofensivas a través del joven Çedi Osman, lo que provocó que la ventaja española se acercase a la decena. El marcador al final del primer cuarto no invitaba a la esperanza para el cuadro de Ergin Ataman, con un 18-24 en el que España no había levantado el pie del acelerador.

Pau Gasol tapona una penetración de Sinan Güler.
Pau Gasol tapona una penetración de Sinan Güler.

Con la entrada de Sergio Rodríguez en pista el ritmo de los de Scariolo fue más endiablado si cabe, y el Chacho le dio a la segunda unidad española esa frescura que tanto se echó en falta ante Serbia. Así, los triples se sucedieron y de la mano de San Emeterio, Llull e incluso Felipe Reyes, España dejó el marcador en 26-41. La situación era inmejorable, con Turquía muy permisiva en defensa y con varios ataques en los que apenas tuvieron tiempo de colocarse ante el vendaval que tenían enfrente.

La diferencia dio pie a rotaciones en el quinteto, con todos los jugadores utilizados dando un paso adelante en producción de cara al aro rival. Un nuevo triple de Gasol (España terminó la primera parte con 7/11 desde el perímetro) elevaba la diferencia por encima de los 20, aunque Turquía maquilló ligeramente el resultado con varios tiros libres de Ilyasova, el mejor en el naufragio de sus compañeros. El marcador al descanso lo dejaba todo prácticamente decidido, con España ampliamente por delante 38-54.

Sin embargo, el hambre española no acabó ahí y el siguiente objetivo fue el de seguir aumentando la diferencia. Esta llegó a rozar los 30 después de un triple de Pau Gasol y 5 puntos de Rudy, que ganó en protagonismo después de quejarse de pequeñas molestias en la espalda al inicio del encuentro. La circulación de balón de la selección fue todo un lujo e incluso Gasol se atrevió con su ya famoso pase entre las piernas a lo Magic Johnson. Mientras, en Turquía Dixon pagó el desacierto (y el individualismo) de la primera mitad y se vio relegado al banquillo durante todo el segundo acto. El tercer cuarto finalizó con 56-81, un período en el que a pesar de la ventaja no se vieron cambios en el equipo de gala salvo las entradas de Reyes y San Emeterio.

Sergio Rodríguez recuperó anoche la sonrisa y fue uno de los más destacados de la selección con 14 puntos.
Sergio Rodríguez recuperó anoche la sonrisa y fue uno de los más destacados de la selección con 14 puntos.

Para terminar, España se permitió en el cuarto final unos minutos de pausa, aunque la calma duró poco. Sergio Rodríguez se encargó de hacer saltar la banca con otro triple, y acompañado de Llull, San Emeterio, Willy Hernángomez y Reyes hizo que el marcador reflejase 63-92. Al final, Scariolo dio la alternativa a Guillem Vives y a Pablo Aguilar, que disputó sus primeros minutos en el Eurobasket. Willy y Reyes continuaron haciendo daño en la pintura y la selección superó de esta manera la barrera de los 100. Jugadores como Köksal y Mahmutoglu no bajaron los brazos por parte turca, y al menos redujeron la diferencia hasta hacerla algo menos sonrojante, parándose el reloj del partido en el 77-104 final.

Una jornada balsámica para España donde se recuperó a jugadores que ante Serbia no dieron la talla, aumentando con ello las posibilidades ofensivas del equipo y manteniendo el nivel en la defensa (aunque también hay que decir que Turquía está un par de escalones por debajo de los balcánicos). Con el triunfo en la segunda jornada vuelve a verse en la selección ese gusto por las jugadas rápidas (con efecto) que tan habitual era hace años y que con Orenga se había perdido. Además, el acierto desde el triple fue sustancialmente mejor y ello permitió al equipo recuperar ampliamente el basket-average, afrontando así los próximos encuentros con un deber menos en la lista de pendientes.

Rudy Fernández inició el partido con algunas molestias en la espalda, pero poco a poco fue econtrándose mejor y terminó siendo importante en la segunda parte.
Rudy Fernández inició el partido con algunas molestias en la espalda, pero poco a poco fue econtrándose mejor y terminó siendo importante en la segunda parte.

Respecto al resto de selecciones del Eurobasket, destaca la tranquila segunda jornada que pasaron Francia y Lituania, que ganaron a Bosnia y Letonia respectivamente y afianzan su condición de favoritas en sus grupos. En el lado contrario estuvo Italia, que sufrió más de lo esperado para doblegar a una combativa Islandia (segundo partido de los islandeses que se mantienen en la pelea hasta el final). Por último, Grecia se impuso a Croacia en la pelea por el liderato del Grupo C después de un partido en que los de Perasovic disfrutaron de una diferencia de 10 puntos a favor, pero Spanoulis y compañía remontaron en los últimos instantes gracias a un cúmulo de malas decisiones en el bando croata.

Hoy lunes hay jornada de descanso para España pero sí tenemos media docena de partidos de los Grupos A y D, siendo importantes el duelo entre las invictas Francia y Polonia (21.00) y el encuentro que disputarán República Checa y Letonia (18.30) para acompañar –presumiblemente- a Lituania hacia los octavos de final. En cuanto a los nuestros, el siguiente día clave será pasado mañana (21.00) ante Italia, un conjunto que al igual que España presenta empate a victorias-derrotas. Una nueva ocasión para seguir creciendo como bloque y volver a mostrar todos los aspectos positivos que se vieron en el magnífico partido ante los turcos.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

El Cuatro Valles cuenta sus partidos por victorias

El conjunto de la Robla se enfrentaba contra el C.D BALOPAL en el municipio Roblano en un …