Inicio Baloncesto Eurobasket: Resumen 3ª jornada (Grupo B)

Eurobasket: Resumen 3ª jornada (Grupo B)

0
0

Después de un lunes de descanso para preparar los últimos 3 partidos de la fase de grupos, la emoción del mejor baloncesto europeo volvió a los grupos B y C, disputándose un total de 6 partidos en la tarde de ayer. En el Grupo C, Grecia continuó su inmaculada andadura con una nueva victoria frente a Georgia (68-79) en un encuentro en el que pudo reservar a jugadores importantes como Spanoulis y Calathes dada la gran diferencia con la entraron en la segunda parte (casi 30 puntos). En los otros dos partidos, Eslovenia ganó con más sufrimiento de lo esperado a Holanda (81-74) y Croacia pasó por encima de una débil Macedonia (55-73). Sin embargo, donde realmente hay emoción (al margen del flojo Grupo D) es en el grupo de España, el competido Grupo B.

La tanda de partidos en la cancha berlinesa del Mercedes-Benz Arena se abría con el partido a priori más tranquilo del día, el Serbia-Islandia. Los balcánicos llegaban en plenas facultades tras imponerse a España en la jornada inaugural y vencer por la mínima a Alemania el domingo; mientras que los nórdicos habían dejado buenas sensaciones en su debut en un Europeo con dos partidos en los que plantaron batalla a pesar de las derrotas. Sin embargo, a la tercera ocasión no fueron capaces de hacer frente al vendaval anotador que propuso Serbia y sufrieron un abultando varapalo (93-64).

Islandia aguantó en la brecha hasta el descanso, donde sólo perdía por 10 con una Serbia que no se mostraba excesivamente acertada desde el perímetro. Donde se terminó con la resistencia islandesa fue en el tercer cuarto, con un parcial de 10-0 en los instantes finales permitió a los de Djordjevic marcharse por encima de la veintena. En el último cuarto Serbia sólo tuvo que gestionar la ventaja para marcharse a descansar con una nueva victoria y observar las evoluciones de sus rivales con la tranquilidad que le daba el liderato en el grupo.

Ognjen Kuzmic machando el aro islandés.
Ognjen Kuzmic machando el aro islandés.

El segundo plato del día era todo un partidazo como el Alemania-Turquía. Los otomanos no se sintieron abandonados a pesar de jugar contra los anfitriones, ya que la gran cantidad de turcos residentes en Alemania permitió ver mucho colorido y un buen espectáculo en las gradas. Además, Turquía olvidó pronto la paliza que sufrió a manos de España con un primer cuarto magistral que resultaría decisivo en el marcador final, por lo que la alegría fue aún mayor.

El partido comenzó de manera inmejorable para los de Ergin Ataman, con un 0-9 de salida con el irregular Bobby Dixon (Ali Muhammed) como protagonista. En Alemania, el joven Dennis Schröder no era capaz de ofrecer seguridad en la dirección de juego, y cometió numerosos errores que, unidos al increíble acierto turco, ponían el marcador muy cuesta arriba para los locales (11-31 al final del primer cuarto).

El seleccionador Fleming propuso para Alemania una defensa en zona para el segundo cuarto, y la situación mejoró notablemente. Turquía se estrellaba una y otra vez contra Nowitzki y un combativo Robin Benzing, el mejor de los germanos en el primer tiempo. No obstante, el cambio radical en defensa no se tradujo en una anotación fluida y la diferencia que Turquía había conseguido permaneció prácticamente inalterada. Un tercer cuarto en el que Alemania mostró su intención de remontar (llegaron a colocarse 10 abajo) dio pie a unos minutos finales de máxima emoción, con los anfitriones volviendo a reducir una diferencia que había vuelto a superar los 15 puntos.

Dirk Nowitzki se lamenta de una acción en los minutos finales del Alemania-Turquía.
Dirk Nowitzki se lamenta de una acción en los minutos finales del Alemania-Turquía.

Un Dennis Schröder totalmente transformado respecto a su horrible inicio de partido fue el faro que guio las esperanzas alemanas, jugando con mucho descaro y consiguiendo un importante acierto en las jugadas en transición que o bien acaban en canasta suya o bien en asistencias para que sus compañeros anotasen fácil. Al final, la sensación que quedó fue que la reacción llegó un poco tarde, y Alemania no logró culminar sus esfuerzos para sumar la que hubiese sido su segunda victoria en la competición, terminando el encuentro con 75-80 favorable a Turquía.

Para terminar, el postre en el menú era el esperado España-Italia. La selección había despejado las dudas del primer día y se plantó en el partido con la intención de seguir sumando en positivo y sobrevivir a los tiradores italianos. Durante dos cuartos lo consiguió, imponiéndose en el primer cuarto 20-19 y yéndose al descanso con una renta de 3 puntos. Además, Gasol hacía de las suyas en la pintura y parecía que España se encontraba cómoda en el encuentro.

Todo cambió en el tercer cuarto, donde la maquinaria italiana echó a andar y sus cañoreros comenzaron a perforar una y otra vez el aro español. Especialmente destacada fue la actuación del NBA Marco Belinelli que anotó 17 de sus 27 puntos en este período. Estos minutos en los que a los transalpinos les entró todo marcaron en final de partido, al que la azzurra llegó con 10 de ventaja en el marcador. Las cosas no cambiaron demasiado en un último cuarto de muchísima anotación en los dos equipos, en el que España fue mejor pero donde también pagó sus imprecisiones en defensa, aspecto del que se aprovechó Danilo Gallinari para engordar sus números. De esta forma, la selección se encontró con su segunda derrota en 3 partidos, finalizando el duelo con resultado 98-105.

Belinelli merendó fuerte y fue el verdugo de la selección española junto con Gallinari.
Belinelli merendó fuerte y fue el verdugo de la selección española junto con Gallinari.

Una vez terminada la jornada, la situación en el Grupo B es la siguiente: Serbia continúa liderando y parece poco probable que vaya a soltar esa posición en lo que queda de primera fase, pero donde viene lo importante es en la lucha por las otras tres plazas que dan billete para los octavos de final. Con el triunfo de ayer, Italia escala a la segunda posición con un balance de 2 victorias y una derrota. Con los mismos números está Turquía, a la que la dura derrota frente a España lastra a la hora de desempatar con otras selecciones. Por último, también están empatadas España y Alemania, con los nuestros conservando todavía la cuarta plaza.

Los dos próximos partidos serán clave para todo el mundo y aún hay muchas cosas por decidir. Salvo la posición de Serbia (más aún con la victoria esta misma tarde contra Turquía), todo puede pasar entre las otras cuatro selecciones, estando Islandia virtualmente eliminada. Selecciones como Italia aún tienen que enfrentarse a Alemania y a Serbia, con lo que una victoria de España ante los germanos todavía podría aupar a los de Scariolo al segundo puesto. Recordemos de todas formas que quizá sea más interesante clasificarse como terceros atendiendo a los posibles cruces posteriores.

Daniel Hackett y Alessandro Gentile celebran la victoria italiana.
Daniel Hackett y Alessandro Gentile celebran la victoria italiana ante España.

El primer escollo a superar por España es esta noche ante Islandia (21.00), una jornada en apariencia tranquila y que puede servir para hacer alguna rotación y dar descanso a los actores principales como Pau y Rudy, que tiene alguna pequeña molestia física. El verdadero “día D” es mañana ante Nowitzki y compañía, y otra cosa que no sea una victoria significaría un camino de espinas para la selección, con la seria posibilidad de quedar eliminados a las primeras de cambio.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

El Cuatro Valles cuenta sus partidos por victorias

El conjunto de la Robla se enfrentaba contra el C.D BALOPAL en el municipio Roblano en un …