Inicio Motor Formula 1 Hamilton no quiere esperar más y ya es tricampeón

Hamilton no quiere esperar más y ya es tricampeón

0
0

Dice la cultura popular que después de una tormenta siempre llega la calma. Esta llegó ayer en Austin con la vuelta a la normalidad al observar la tabla de tiempos y la clasificación del Mundial al terminar la carrera, aunque fueron muchas y muy variadas las situaciones que se pudieron disfrutar a lo largo de las 56 vueltas que duró el Gran Premio. Al final, y como si de un guion de película se tratase, Lewis Hamilton escribió su nombre con letras doradas en la historia de la Fórmula 1, certificando su tercer título mundial en la que fue de largo la carrera más vistosa de los últimos tiempos.

Tras rodar desde el viernes en medio del intenso aguacero asociado al paso del huracán “Patricia” y tener que disputar la clasificación apenas horas antes de la carrera, la tarde en la capital de Texas se aclaró y nos dejó un panorama emocionante. El trazado americano fue secándose progresivamente y dejando la vía abierta a las diferentes estrategias.

Poco le duró a Rosberg el privilegio de la pole conseguida por la mañana, ya que un Hamilton decidido a tomar riesgos en busca del campeonato ya le había superado en la primera curva. Nico no tuvo más alternativa que irse largo y regresar a pista 5º tras los Red Bull y Pérez. En la parte media del pelotón, Fernando Alonso realizó una buena salida pero vio complicada su carrera al ser tocado por Massa, que ya venía con el Williams totalmente descontrolado. El incidente le hizo pinchar un neumático y el asturiano tuvo que hacer una parada de emergencia a las primeras de cambio.

El Safety Car fue un habitual en Austin y provocó que la carrera se reagrupase en varias ocasiones.
El Safety Car fue un habitual en Austin y provocó que la carrera se reagrupase en varias ocasiones.

Las condiciones del asfalto invitaban a un cambio de neumáticos en favor de los de seco, pero algunos pilotos como Bottas y Nasr se emocionaron demasiado y montaron slicks en la tercera vuelta, con resultados desastrosos para sus intereses. Mientras, Carlos Sainz aprovechaba la ventaja que le daba el Toro Rosso en mojado para ganar muchas posiciones y ser 10º, haciendo olvidar su error en clasificación.

En cabeza de carrera, Hamilton lideraba seguido muy de cerca por los Red Bull de Daniil Kvyat y Daniel Ricciardo, con el ruso prácticamente pegado al alerón trasero de su Mercedes. El primer Virtual Safety Car de la carrera contribuyó además a la llegada de Rosberg, añadiéndole muchísima emoción a una carrera que no había llegado a las 10 vueltas. Al relanzarse la prueba, Rosberg fue el más avispado y se deshizo en la misma vuelta de Ricciardo y Kvyat, situándose a un paso del liderato y con opciones de retrasar el título de Hamilton.

Grosjean fue el tercero que probó la aventura de los neumáticos de seco, pero al igual que ocurrió con Bottas se retiró casi al instante. Entre Rosberg y los Red Bull se sucedieron los adelantamientos y las luchas cuerpo a cuerpo hasta que finalmente Ricciardo se llevó el gato al agua y se lanzó a la persecución de Hamilton con un ritmo infernal. En la vuelta 15, el “aussie” llevó su Red Bull con éxito hacia la primera posición, cogiendo posteriormente una interesante ventaja con 5 vueltas rápidas consecutivas.

Kimi Raikkönen enfila la calle de boxes con el morro destrozado tras su accidente.
Kimi Raikkönen enfila la calle de boxes con el morro destrozado tras su accidente.

Al ver que estaba destrozando los neumáticos intermedios, Hamilton fue el que más se arriesgó y entró antes que nadie del grupo de cabeza (vuelta 19) para calzar al Mercedes con las gomas de seco. Una vuelta después paró el trío Ricciardo-Rosberg-Kvyat, saliendo todos por delante de un Lewis que en pocos giros había perdido toda la ventaja ganada en la salida. Las alternativas se sucedieron en ese duelo Mercedes-Red Bull, pero justo detrás la carrera no perdía un ápice de emoción: un interesante grupo formado por Pérez, los Ferrari y los Toro Rosso se encargaba de compensar el aburrimiento de la jornada de ayer con una cantidad enorme de adelantamientos.

Una vez que las condiciones de seco se estabilizaron definitivamente (vuelta 23), los hombres de Red Bull empezaron a desaparecer de las primeras posiciones, y Rosberg pasó a liderar la carrera mientras Ricciardo y Kvyat eran superados por el propio Nico, por Hamilton y por un Vettel que remontaba con firmeza hacia un podio que parecía complicado tras salir desde la parte de atrás de la parrilla. Los abandonos de Raikkönen y Ericsson siguieron restando nombres a la lista de supervivientes, y la segunda neutralización de la carrera en la vuelta 27 (esta vez con el Safety Car real) provocó que la tranquilidad se instaurase durante algunos giros.

Sin embargo, la reanudación (vuelta 32) trajo consigo una buena dosis de locura, y gente como Verstappen y Hulkenberg quisieron tener su cuota de protagonismo. El jovencísimo holandés se deshizo de los Red Bull para escalar hasta la 4ª plaza, mientras que el alemán de Force India llegó a rodar sexto. Los toros de la marca de bebidas energéticas se mostraron muy perdidos en ese relanzamiento, y ello provocó un incidente entre Hulkenberg y Ricciardo que acabó con el primero destrozando el coche y diciendo adiós a la carrera. Una nueva neutralización fue necesaria para poder retirar el monoplaza con seguridad.

En la vuelta 39 el líder Rosberg decidió hacer su segunda parada, siendo nuevamente acompañado por los hombres de Red Bull. Hamilton optó por no parar y buscó abrir hueco con un inteligente Vettel, que gracias a una estrategia a contracorriente había logrado presentarse como candidato al triunfo. Alonso también aprovechaba un planteamiento táctico poco común para superar a Sergio Pérez y ser sexto, ayudado también por la evolución presente en su motor. Para terminar con el día de autos locos, un fuerte accidente de Kvyat obligó a la salida del cuarto coche de seguridad de la tarde, volviendo a agrupar a la docena de coches que se mantenían en pista y dándole toda la emoción posible a la lucha por la victoria.

La velocidad volvió a Austin a falta de 9 vueltas (vuelta 47), y todo parecía indicar que Rosberg iba a posponer al menos una carrera más el título de su compañero. Sin embargo, cometió un error inexplicable y se fue recto en una curva, dejando el liderato y el Mundial en bandeja para un Hamilton que apenas podía creérselo. En la lucha por los últimos puntos, la batalla fue especialmente encarnizada entre Sainz, Maldonado y Button, con el madrileño como vencedor. Por su parte, Alonso sufría lo indecible con unos neumáticos en las lonas, y poco a poco complicaba cada vez más sus opciones de conseguir puntos.

Las últimas vueltas fueron relativamente calmadas por delante, con Rosberg asumiendo que el pescado estaba ya vendido y que el Mundial 2015 se le escapaba inevitablemente. Vettel apretó para pelear por la segunda plaza pero fue incapaz de inquietar a Nico, por lo que se conformó con una meritoria tercera posición después de remontar 10 puestos. Un espectacular Max Verstappen repitió el mejor resultado de su corta carrera siendo cuarto, y quinto acabó un Pérez abonado a las grandes actuaciones en las últimas citas. Sainz doblegó a un combativo Button y cruzó la meta sexto, aunque perdió esa posición ante el inglés debido a una sanción por exceso de velocidad en el pit lane. Maldonado fue octavo y completaron los puntos Nasr (9º) y Ricciardo (10º), que arrebató a Fernando Alonso ese honor a falta de pocas curvas para ver la bandera a cuadros.

Hamilton celebró como un loco su tercer entorchado en 8 años, en contraste con la evidente decepción de un Nico Rosberg consciente de su error y de que la carrera merecía otro final. La próxima semana viajaremos a México para recuperar un Gran Premio que lleva 23 años sin celebrarse, y en el que Pérez tendrá ocasión de seguir luciéndose como en las últimas dos carreras, esta vez ante sus paisanos. Todo está decidido tanto en el Mundial de pilotos como en el de Constructores, pero al menos queda una bonita pelea por el segundo puesto y un montón de duelos directos entre compañeros que le pondrán mucho picante a las 3 citas finales del año.

 

Compártenos
  • ¿Qué pasa en Renault?

    Sainz será piloto de la escudería Ferrari, las próximas dos temporadas dejando el puesto l…
  • Maranello pesca en Madrid

    El español será el compañero de Charles Leclerc en 2021 y 2022 (ya que ha firmado por dos …
  • Hamilton tetracampeón del Mundo de F1

    Verstappen dominó la carrera de México desde la alocada salida en la que él, Vettel y Hami…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

¿Qué pasa en Renault?

Sainz será piloto de la escudería Ferrari, las próximas dos temporadas dejando el puesto l…