Inicio Destacado La gota que colmó el vaso

La gota que colmó el vaso

1
0

Hola de nuevo amigos de DLG. Os he abandonado 2 semanas por motivos de cursos oficiales en Madrid, en la E.N.P.C. Aunque sí me he acordado mucho de vosotros. Dicho el motivo, retomo con fuerza y ganas, muchas, este compromiso semanal de transmitiros y compartir con nadie mejor que con vosotros, estas vivencias en las canchas del “ balón naranja “. Mis observaciones, sentimientos y padecimientos.

Voy a poneros en antecedentes de lugar, partido y hechos acontecidos: Pabellón de Agustinos de León, partido 1 División Junior Masculino. Equipo rival CB Valladolid.

Al minuto de iniciarse el partido y tras la primera decisión arbitral, el individuo de gafas, pelo y barba cana, así es físicamente, y padre de un jugador del CB Valladolid, conocido en todas las canchas por su comportamiento que detallaré, da comienzo a su bochornoso y denunciable comportamiento.

La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento.

Este personaje impresentable comienza con sus insultos de toda índole, que no reproduciré por respeto y educación, hacia unas Personas, aunque él no llegue a esa categoría siquiera, que da la casualidad que son los colegiados del partido. No contento, traslada sus barbaridades a los oficiales de mesa, también personas. Decirte personaje, que estamos acostumbrados a las expresiones del público, a sus abucheos, discrepancias…etc, ante nuestras decisiones, a sus algarabías, a sus reproches y disconformidad. Pero personaje, dentro de un orden y de un límite. Tú has roto todo límite, toda norma, que te explicaré, toda actitud mínima que se ha de mantener en un recinto deportivo.

Eres un verdadero desvergonzado. Eres un irrespetuoso con todas las personas que en ese momento estamos en el pabellón. Eres un cobarde escondido en el anonimato de la grada. Eres un necio, un ignorante del reglamento, eres lo más negativo que puede haber en recintos deportivos. No sabes más que vociferar, generar malestar en todo el público…etc,etc.

Pues indeseado asiduo de las canchas, te aclararé, como anunciéanteriormente, unas cuestiones.

1. Tu derecho de libertad de expresión, termina, sí, termina donde comienza el de los afectados.

2. Con tus manifestaciones, insultos , amenazas, que sobrepasan lo admisible, estás vulnerando nuestro derecho al honor, a la integridad.

3. Tu actitud constituye una falta administrativa y un presunto delito penal. Tu falta de respeto te lleva a infringir 2 leyes, la del Menor y la del Deporte. Tipejos como tú, deberíais tener la entrada prohibida a cualquier recinto deportivo.

Y todo esto ¿Por qué?

Te recordaré lo que reza en nuestro vigente Código Civil español, en el Artículo 6

1. La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento.

Con esta reflexión de un hecho real, quiero dirigirme a todos estos personajes, que por desgracia acuden a las canchas. Sabed desde ahora, que por mi parte, voy a luchar lo indecible para que no acampéis en santuarios del deporte.

¿Sabes por qué? Porque es inadmisible que menores de edad, vean, oigan, sufran, padezcan vuestra actitud. Sabed que estas actitudes en presencia de menores, que veo que se os olvida, son merecedoras de graves sanciones administrativas por parte de la Subdelegación del Gobierno. Sí, estoy harto de ver esto en las canchas en presencia de menores.

Los adultos tenemos la responsabilidad civil y penal, de lo que afecte a nuestros menores, de lo que tengan que padecer. Como mi vaso se ha colmado, me veo en la obligación legal que los mayores de 18 años tenemos respecto a los derechos de los Menores, de cada vez que se extralimite el incorrecto, dentro de lo normal y permisible, abuso del insulto y la amenaza, ejercer mi derecho a reclamar la presencia de la autoridad competente en recintos deportivos, la Policía Nacional. No estoy exagerando, estoy intentando que se respete al colectivo más vulnerable de la sociedad, los niños, adolescentes, jóvenes, al fin y al cabo, MENORES DE EDAD.

Que la ley del deporte en recintos deportivos y la normativa que contempla la actitud de No violencia, de respeto a dichos menores, tenemos todos lo obligación de velar por su cumplimiento. Inadmisible, que una niña de 14 años, oficial de mesa en prácticas, y jugadora de baloncesto del equipo infantil femenino del colegio citado, te pregunte como adulto, como compañero, como persona, que por qué se producen esas agresiones verbales injustificadas, esas amenazas, esa generación de riesgos innecesarios para los asistentes.

Como me niego desde ya, padres y madres que vais con esas actitudes a los pabellones donde jueguen menores, mi libertad de expresión la ejerceré llamando al 091. Cada palo que aguante su vela, cada uno que sea responsable de sus actos, Queridos padres, combatamos a estos mínimos, por suerte, personajes de las canchas. Nuestros menores son responsabilidad de todos, de todos.

Por otro lado, y termino, no tienen ningún derecho a que por su actitud se pueda generar una situación de Riesgo para la integridad de ningún asistente, y menos de los menores. No tienen por qué ver esas actitudes, Por esto queridos lectores, mi vaso está rebosando. Tengo claro lo que pienso,lo que siento y como actúo, pero más aún, como he de actuar a partir de ahora.

Espero sea una reflexión acerca de si queremos seguir conviviendo con estos impresentables, que nuestros menores convivan con esta violencia y nosotros, los adultos, seamos cómplices de tal aberración. Mi granito de arena, contad jóvenes con que lo depositaré cada vez que se repita esta situación.

No estoy exagerando, estoy intentando que se respete al colectivo más vulnerable de la sociedad, los niños, adolescentes, jóvenes, al fin y al cabo, MENORES DE EDAD.

Perdonadme lectores, esta indignación, pero prefiero tener esta actitud que no tener que lamentar alguna situación el resto de mi vida, únicamente por NO HABER HECHO NADA.

Fdo.: Santos García

Compártenos

Un comentario

  1. FAUSTINO GARCIA SAENZ DE MIERA

    30 noviembre, 2016 en 7:15 pm

    Una vez más, Santos, nos has dado una lección de civismo. Nunca he insultado a nadie en una cancha, pero confieso que, hace años, en varias ocasiones increpé vuestras decisiones. Hoy en día sigo avergonzándome de haberlo hecho a pesar de haber sido con (relativa) educación, y cada vez que veo a un colegiado, a un juez, para mis adentros os pido perdón y para mis afueras contribuyo en la medida de lo posible a convencer a otros aficionados de que estamos aquí para que nuestros hijos disfruten de forma sana, y con su felicidad, alcanzar la nuestra, privándonos a nosotros mismos y a nuestros hijos de tal felicidad por absurdas frustraciones. No olvidemos que gracias a vosotros y a vuestro sacrificio, nuestros hijos pueden competir. Continuemos esta lucha sin desmayo, hasta echar de las canchas a todo indeseable. GRACIAS.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

Javier Teijón camino al BM Soria con «muchas ganas de empezar a entrenar»

El meta leonés marchará por primera vez, en su carrera deportiva, a jugar al Balonmano Sor…