Inicio Fútbol 2a División B El orgullo del León

El orgullo del León

0
0
    • La Cultural Leonesa remontó un resultado adverso de 1-3 en los últimos minutos del encuentro para llevarse los tres puntos ante la Arandina en un duelo donde no mostró su propia cara.
    • El equipo leonés es un poco más líder gracias al pinchazo de sus perseguidores, habiendo empatado el Racing de Santader y perdido el Celta “B”

Locura de partido en el Reino de León donde los hombres de Emilio Ferreras llegaron a rozar con una mano la gloria de ser el primer equipo que derrotase al conjunto de León en su feudo. Sin embargo, el líder sacó su orgullo y en menos de diez minutos remontó el marcador en un final digno de película con dos goles de Gallar, uno de Antonio y otro de Benja para quedarse los tres puntos y tapar un mal partido donde se volvió a ver un equipo atascado.

Fue un mal domingo para la Cultu que vio como no funcionaba nada, ni siquiera los botones de emergencia, con un mal partido de Guillermo, con muchas imprecisiones y poca llegada a la portería rival. Por otro lado, una irreconocible Arandina, muy distante a la que venía saltando al campo en los últimos partidos, un equipo burgalés que saltó convencida de la posibilidad de sacar los tres puntos, proeza que estuvo muy cerca de conseguir.

Ribereños valientes, arriesgados y con premio

Desde los primeros minutos el trivote del centro del campo de Ferreras ganó la partida al esquema de De la Barrera que vio como la maquinaria de su equipo se atascaba frente al derroche físico del rival, a la par que le disputaban la pelota con una presión muy alta, lejos de encerrarse en el área. Y solo necesitó 12 minutos de encuentro para estrenar el marcador. Una falta de Iván González en el centro del campo fue cobrada por Rubén Garcés que buscó el centro, pero su chut se envenenó encontrando ayuda en Guillermo, que midió mal la pelota, y el balón encontró el fondo de la portería

Los nervios pasaron factura a los locales que vieron cómo se multiplicaban las imprecisiones y no encontraba a sus referentes habituales, tomando las riendas Iago y Toni quienes fueron los más destacados de su equipo en la primera mitad junto a Fornies y Ángel Bastos. De hecho, de las botas de los cuatro fueron las jugadas más peligrosas, incluyendo el centro a Benja que detuvo Nacho Zabal en dos tiempos. Tras 25 minutos de encuentro llegaría el empate, en una jugada nacida por banda izquierda que Bastos centró a Toni que cedió de cara a Iago quien empujó en el área pequeña. Una gran jugada al primer toque que alivió a los aficionados de la Cultural Leonesa

Un alivio que resultó ser breve, pues duraría solo siete minutos, cuando un nuevo error defensivo a la salida de un córner, y fallando nuevamente Guillermo en la salida por alto, dejaría a Edu Payá solo en el segundo palo para empujar el balón nuevamente a las redes e impulsar a su equipo en el marcador.

Esta vez los nervios comenzaron a aflorar de forma violenta en ambos equipos, desbocando en una tangana dentro del área ribereña que finalizó con Iago por los suelos tras un empujón de Zabal, resolviendo el árbitro correctamente amonestando a ambos, tarjeta amarilla que cobraría importancia en los últimos minutos del encuentro.

En busca de la remontada

Con 1-2 en el marcador, ambos equipos visitaron los vestuarios y salieron con vistas a llevarse el encuentro. Por parte de Ferreras mantuvo el esquema original mientras que Rubén De la Barrera dio entrada a Julen Colinas y a Jose León en detrimento de Iago y de Iván González para varias de esa forma el esquema a una defensa de tres con cuatro medios y tres atacantes.

Estrategia que no funcionó al técnico gallego, pues, a solo 10 minutos de haber comenzado la segunda mitad, Edgar pondría el tercer gol en el luminoso con una jugada de contrataque por banda derecha de Ruba que ganó la partida a una floja defensa leonesa.

Y comenzó el asedio. Un asedio más de propósito que de acciones, siendo contadas con los dedos de una mano las acciones de peligro real que contó el conjunto leonés que seguía sin encontrar su mejor futbol y que mantenía su propuesta de atacar por el centro al equipo burgalés, estrellándose una y otra vez contra el muro de camisetas amarillas.

La primera ocasión de peligro llegaría en las botas de Benja, que se plantaría delante de Zabal y trataría de vencerlo con una vaselina. Sin embargo, el guardameta se creció ante la necesidad de su equipo y con una mano magistral negó el tanto al delantero catalán. Minutos después Julen Colinas estrellaría su centro en el palo tras ser desviado por un defensor.

Zabal se mantuvo enorme ante la adversidad que se le presentaba, el equipo más goleador de la categoría intentaba perforar su portería, pero el portero decidió que sería su tarde y volvió a crecerse ante un remate a bocajarro de Benja, volviendo a tapar el rechace.

Y la ocasión para matar el encuentro estuvo en las botas de Edgar, quien, en una jugada similar a su primer gol, no fue capaz de anotar en esta ocasión, quedando el balón detrás y perdonando a puerta vacía, con solo 13 minutos por jugar, el cuarto gol. Un fallo que pasó factura a la par que el cansancio hizo mella en los jugadores vestidos de amarillo, un cansancio que no supo ser paliado desde el banquillo, haciendo un solo cambio durante el encuentro, un cambio que lejos de surtir efecto, tuvo el efecto contrario

Antonio lidera la remontada

Antonio Martínez fue el revulsivo, el capitán, la vuelta de tuerca que necesitaba la maquinaria de De la Barrera para funcionar. El jugador sustituyó a Mario Ortiz, quien se fue al banquillo sin pena ni gloria, y cambió el ritmo de los suyos, destacando su experiencia en los terrenos para encontrar y explotar el punto débil de su rival: La lateral derecha del conjunto ribereño.

El capitán volcó el juego hacia Ángel Bastos, dando protagonismo a este. Solo dos minutos más tarde haber podido sentenciar, la Arandina vio como Antonio Martínez realizaba una pared de gran calidad con Bastos y anotando el segundo gol de su equipo empujando con el pecho desde el centro del área. Un gol que activó al Reino de León y a los aficionados blancos que comenzaron a presionar a los burgaleses, provocando que solo dos minutos más tarde, una jugada similar acabase en los pies del lateral izquierdo de la Cultu que centraría para que Gallar empujase e igualase el luminoso, destrozando así la moral de los visitantes.

Y una vez más, Gallar, que entraría como un cuchillo caliente en la mantequilla, volvería loco al Reino de León empujando al palo corto en una gran jugada personal por banda. La remontada se había cerrado para disgusto castellano y alegría leonesa.

Una alegría que se completaría con el gol de Benja desde los once pasos. Antonio Martínez regatearía a Zabal quien no pudo evitar tocarlo, decretando pena máxima el colegiado y enseñando la segunda cartulina amarilla al portero.

Un líder más líder…

Con este resultado los leoneses aprovechan el pinchazo de su perseguidor, el Racing de Santander, que empató 1-1 con el Valladolid Promesas, el Pontevedra, que perdería por la mínima en Ferrol y el Celta “B” que también perdió frente al Burgos CF. Por ello, la Cultu se mantiene en lo más alto y suma ahora cuatro puntos sobre los cántabros.

… Y un equipo ribereño más hundido

Con el empate del Boiro (Somozas, 0-0) y del Caudal (Ponferrada, 0-0) y la victoria del Palencia frente al Lealtad, los castellanos ven la salvación a ocho puntos de distancia de cara al próximo enfrentamiento frente al colista, un duelo vital para sus aspiraciones.

Compártenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recomendamos

La Cultural puede haber encontrado a su delantero en inglaterra

Yelko Pino deja la Cultural y cierra su fichaje por el equipo berciano de la SD Ponferradi…