Inicio Motor Formula 1 Adiós a una leyenda de las dos y las cuatro ruedas

Adiós a una leyenda de las dos y las cuatro ruedas

0
0
  • John Surtees hizo historia al ser el único hombre que ganó el campeonato del mundo en la máxima categoría de motociclismo, 500 cc y en la de automovilismo, F1), estableciendo un récord que seguramente nunca será igualado.

Pero también será recordado por la manera con la que se enfrentó a la trágica muerte de su hijo Henry en 2009, y por dedicar las pocas energías que le quedaban a recaudar fondos para la organización benéfica creada a nombre del joven.

Durante décadas, Surtees fue condecorado primero como Miembro, luego como Oficial y el año pasado como Comendador de la Orden del Imperio Británico. Para sus amigos y fans, que los tiene por todo el mundo, fue una injusticia que no llegara a recibir el merecido título de Caballero.

La palabra «leyenda» se utiliza con demasiada frecuencia, pero si alguien merece ser nombrado así es Surtees.

Nacido en Surrey, en 1934, empezó a competir en moto influido por su padre Jack, que también era piloto. Comenzó su trayectoria en las carreras sobre hierba a los 15 años, y empezó a ganar fama en Nortons antes de conseguir su primera victoria en el Campeonato del Mundo con una NSU de 250cc en 1954.

Ganó su primer título de 500cc con MV Agusta apenas dos años más tarde, y volvió a ganar el mundial de 500cc de nuevo en 1958, 1959 y 1960, logrando además el campeonato de 350cc en las tres temporadas.

En 1959, unas pruebas con un deportivo de Aston Martin y un coche Vanwall GP en Goodwood fueron suficientes para convencerlo de que su futuro estaba en las cuatro ruedas. Terminó segundo por detrás de Jim Clark en su primera participación en la Fórmula Junior, con un monoplaza de Ken Tyrrell, un Cooper de 1960, también en Goodwood.

Después de algunas actuaciones en la serie Junior y la F2, y un debut en la F1 en el Trofeo Internacional, fue invitado a debutar en el Gran Premio de Mónaco de 1960 con el equipo Lotus. Posteriormente consiguió un impresionante segundo puesto en su segunda carrera, en Silverstone, y logró la pole en su tercera prueba, en Oporto. Y, mientras conseguía todo eso, también era capaz de hacer sus deberes en MV Agusta y lograr sus últimos títulos en motos.

Abandonando las carreras de motociclismo, optó por pilotar un Cooper para el equipo privado de Reg Parnell, Yeoman Credit, en 1961, antes de cambiar a un Lola más competitivo, bajo el nombre de Bowmaker Racing, al año siguiente. Consiguió la pole position en Zandvoort y sumó otros dos segundos puestos en Alemania y Gran Bretaña, reforzando aún más su reputación.

Enzo Ferrari le ofreció un asiento para 1963, y rápidamente se convirtió en una parte fundamental del equipo italiano, contribuyendo en gran medida al desarrollo de la Scuderia. Logró su primera victoria en el Gran Premio de Nurburgring de ese año, y también se llevó el triunfo en una carrera no puntuable para el campeonato en Enna.

La temporada siguiente, las victorias en Nurburgring y en Monza, casa de Ferrari, le ayudaron a conquistar el campeonato del mundo con un segundo puesto en la carrera final, en México. Había hecho historia, convirtiéndose en el primer campeón en 500cc y en la Fórmula 1. Nadie lo ha igualado desde entonces, y parece muy poco probable que alguien lo vaya a hacer.

La temporada 1965 de F1 fue un poco frustrante, aunque Surtees logró tres podios, y ganó los 100 kilómetros de Nurburgring con Scarfiotti.

Además, un terrible accidente en el campeonato Canam en Mosport, Canadá, a los mandos de un Lola en septiembre pudo acabar con su vida.

Tras la dolorosa recuperación, volvió a pilotar con Ferrari en 1966, consiguiendo una victoria famosa en mojado en el Gran Premio de Bélgica en Spa. Además, ganó los 1000 kms de Monza con Mike Parkes. Sin embargo, su relación con Ferrari se había deteriorado, y con polémica, dejó el equipo a principios de esa misma temporada para unirse a Cooper, con quien ganaría en México en la última carrera del año. También se llevó el título inaugural de CanAm con una Lola T70.

En 1967 Surtees se unió a Honda, consiguiendo una memorable sexta y última victoria en el Gran Premio de Monza. El fabricante japonés se retiró de la F1 al final de una trágica temporada de 1968, cuando su compañero Jo Schlesser perdió la vida en Rouen.

La temporada 1969 de Surtees, con BRM, no fue la mejor, y el tercer puesto del Gran Premio de Estados Unidos fue lo mejor que consiguió. Mientras tanto, preparaba sus planes para iniciar un proyecto en Fórmula 1 con un equipo propio.

Bajo el nombre de Team Surtees pilotó un McLaren con motor Honda en las primeras carreras de 1970, logrando la vuelta rápida en Kyalami, mientras el primer chasis Surtees F1 era construido. El nuevo TS7 hizo su debut en Brands Hatch, y Surtees logró la victoria en una prueba no puntuable para el campeonato en el Oulton Park Gold Cup. Además, tuvo un breve regreso a Ferrari en carreras de coches deportivos.

Surtees llevó el TS9 el año siguiente, y la quinta posición de Holanda fue su mejor resultado, aunque ganó la Copa de Oro de nuevo. Su compañero de equipo, Mike Hailwood, tuvo mayor fortuna, y Surtees decidió dejar de pilotar a finales de 1971 para centrarse en la gestión del equipo.

Su última aparición en un Gran Premio fue en Italia, en 1972 con el TS14, aunque dos victorias en la Fórmula 2 en Fuji e Imola demostraron que podía seguir corriendo.

Ese año, Hailwood ganó el título europeo de F2 gracias al trabajo de Surtees, y el ex piloto de motos seguiría siendo el pilar del equipo de F1 de su viejo amigo en 1973, cuando se unió a Carlos Pace y Jochen Mass, que formaron la alineación de la escudería en 1974.

En 1975 Surtees se centró en un solo coche con John Watson, y al año siguiente dirigió al que luego sería campeón del mundo, Alan Jones. Sin embargo, a finales de 1978, después de dos temporadas decepcionantes con Vittorio Brambilla y ante presiones financieras cada vez mayores, decidió retirarse de la F1.

Permaneció unido al deporte, y participó en eventos históricos, como por ejemplo en Goodwood, donde era un habitual. También apoyó a pilotos jóvenes – especialmente a su hijo Henry, que nació en 1991 y demostró ser una gran promesa.

La muerte de Henry en Brands Hads en julio de 2009, cuando pilotaba en F2, fue un duro golpe para John y su familia, y John se dedicó a recaudar fondos para la Henry Surtees Foundation, que apoya los servicios regionales de ambulancia aérea en el Reino Unido.

D.E.P amigo.

 

Compártenos
  • ¿Qué pasa en Renault?

    Sainz será piloto de la escudería Ferrari, las próximas dos temporadas dejando el puesto l…
  • Maranello pesca en Madrid

    El español será el compañero de Charles Leclerc en 2021 y 2022 (ya que ha firmado por dos …
  • Hamilton tetracampeón del Mundo de F1

    Verstappen dominó la carrera de México desde la alocada salida en la que él, Vettel y Hami…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

Se buscan colaboradores

Con el afán de proseguir y volver a prender la llama de Desde la Grada, nos ponemos en con…