Inicio Fútbol 2a División B El domador burgales devorado por la delantera leonesa

El domador burgales devorado por la delantera leonesa

0
0

Las rivalidades siempre son algo bonito de explotar antes de un encuentro y la cartelería para los mismos tienden a bañarse de épica o de humor fácil a la hora de enfrentarte a algún rival conocido de mil batallas. El problema reside cuando con ese humor te pasas de de frenada y el «karma» acaba devolviendote la jugada en el campo.

Ese «karma» lo sufriría en sus pieles este fin de semana el Burgos C.F. en su enfrentamiento contra la Cultural y Deportiva leonesa. El equipo culturalista, al que amistosamente se refieren como leones, se iba a enfrentar a su domador como pregonaba el cartel que la entidad burgalesa editó para llamar la atención de propios y ajenos.

Cartel promocional del Burgos – Cultural. Foto: Burgos CF

Aunque los leones(es) llegaban a Burgos con el objetivo de ganar para no perder cancha con el líder y sobre todo para superar al Celta de Vigo, se encontraron el añadido de la cartelería para conseguir la victoria en el Plantio. Pero la realidad esta vez no superó a la ficción y el domador burgales parecía haberse dejado la fusta en casa, no pudiendo controlar los zarpazos de Benja y Mario Ortiz y ser poco a poco devorado por un León culturalista.

El Leganes un experto en publicidad

Si de algún equipo se podría tomar buena nota a la hora de promocionar los partidos de liga ese tiene que ser el CD Leganes, quien para cada encuentro y dependiendo de quien es su rival siempre consigue hacer recurrentes carteles para promocionar las encuentros que disputan los blanquiazules.

Para su último encuentro en liga frente a Las Palmas quisieron jugar con el doble sentido de la palabra, dejando de lado las manos y usando solo las palmas para animar. #ÚsalasParaAnimar

Otro buen ejemplo fue el cartel-online que usaron para publicitar el partido que se jugaba en Butarque frente al conjunto Che. El equipo valenciano también apodado «Los Murcielagos», por el animal que ha acompañado al club a lo largo de su historia, y la hora en la que se jugaría el partido, 12 de la mañana, fueron los objetivos en los que se centraron los pepineros, queriendo pillar dormidos a los valencianistas.

Una moda que lleva años en el mundo del deporte, pero para su perfección hace falta mucha práctica y un ingenio que consiga sacarle el jugo al encuentro sin molestar a la hinchada contraria.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

Un error defensivo que costó dos puntos

Pese a un juego más llamativo, la Cultural no consiguió culminar de manera correcta el enc…