Inicio Destacado Un empate que sabe a victoria

Un empate que sabe a victoria

0
0
  • Atlético Astorga y Real Ávila respetan un empate para no dañarse mucho entre amnbos y poder seguir en los puestos altos de la clasificación.

El partido fue una auténtica locura, los dos equipos se dejaron todo en los primeros 45 minutos, donde en apenas 25 minutos se vieron 4 goles. El primero en adelantarse fue el equipo Abulense después de que Samu al rechazar un balón le dejara la portería vacía a Vila que pondría el 1-0, automáticamente respondieron los maragatos por medio de Villa que pondría las tablas; de nuevo a los 10 minutos esta vez De Mesa pegaría un zapatazo imposible para Samu poniendo el 2-1 y ya al borde del descanso Chete tras un saque de esquina pondría el 2-2 definitivo en el marcador.

Una primera mitad de auténtica locura

La primera mitad comenzó con un duro enfrentamiento entre ambos conjuntos en el centro del campo, nadie concedía nada sobre el terreno de juego y en los primeros diez minutos de encuentro ninguno de los dos porteros tuvo demasiado trabajo. Poco a poco el conjunto maragato fue presionando y haciéndose con el partido pero sin llegar con claridad sobre la portería rival.

Pero quien golpeó primero fue el conjunto abulense, después de una jugada personal de Rubén, el extremo golpeó desde el borde del área y Samuel al despejar le dejó un balón franco para Iván que con la portería vacía puso el 1-0 en el marcador. Con este gol los maragatos siguieron en su línea y poco a poco fueron reaccionando al gol local, hasta que en una jugada por banda izquierda de Javi Amor pone un centro para que Gerard de cabeza le diera el balón a Villa que con la portería vacía pondría el 1-1.

El partido estaba loco en apenas quince minutos de encuentro ambos equipos habían marcado y estaban dando un verdadero espectáculo sobre el terreno de juego, si atacaba uno el contrario respondía y de nuevo quien volvió a golpear fue el Real Ávila donde De Mesa desde la esquina del borde del área puso un balón imposible para Samu que a pesar de su estirada tuvo que quedarse mirando como se colaba el balón.

De nuevo tuvo que remar a contracorriente el cuadro maragato que a pesar de ello estaba haciendo un buen partido. Las ocasiones se sucedían para ambos conjuntos pero de nuevo en un saque de esquina esta vez botado por Gonzalo nadie del Real Ávila consiguió despejar y Chete desde solo remató a portería poniendo el empate en el marcador.

Así llegaríamos al descanso,  con un empate que pudo ser más si en alguna de las jugadas que se produjeron después del empate hubieran entrado, la más clara de esas jugadas fue la del conjunto maragato en un centro por la banda Diego Peláez amarraría el balón y tras el rechace de la defensa a punto estuvieron de marcar en propia puerta.

La segunda mitad pasó sin pena ni gloria

La segunda mitad comenzó del revés, ahora el conjunto abulense era quien mandaba pero con el paso de los minutos fue el conjunto maragato quien empezó a recuperar la posesión. La primera la tuvieron en una jugada personal de Samu Villa que dentro del área se lio y acabó perdiendo la bola.

Nadie cedía nada, el juego en el centro del campo era disputadísimo y las embestidas sobre ambas porterías eran constantes pero faltaba concretar, ninguno de los dos equipos concretaba una jugada de peligro. El juego se fue durmiendo por momentos y ambos entrenadores dudaban en que hacer dado que ambos conjuntos estaban jugando muy bien.

La más clara de esta segunda mitad la tuvo Diego Pelaez que tras un pase en profundidad de Javi Amor el extremo no consiguió concretar y acabó durmiéndose en los laurales.  Ante esto Merino puso en el centro del campo a Otia, para que este durmiera un poco el partido dado que el conjunto abulense estaba haciendo el partido muy veloz. También hizo lo suyo César Jimenez que dio entrada a Roa. Y el cambio vino bien a los maragatos que poco a poco se fueron haciendo con el partido y en una de esas jugadas tontas que se vieron en el encuentro Gerard hacía que la defensa se equivocara a la hora de devolver el balón al portero local cogiéndolo Samu Villa que extrañamente con todo a su favor mandó el baló por encima de la meta de Julen.

 El segundo cambio maragato fue Roberto que entró con ganas y ya en el minuto 35 de la segunda mitad amarró un balón que desde la frontal del área se fue  por mi poco por el lateral de la portería de Julen. A los dos minutos respondieron los abulenses con un centro que remató atrás De Mesa y Samuel estuvo atento cuando Ivan estuvo a punto de rematar el ésferico.

A partir de ahí el juego se volvió sucio y feo, el colegiado del encuentro no supo parar las constantes faltas que ambos conjuntos hacían. Con esto terminó el encuentro. Reparto de puntos para dos equipos que pusieron todo sobre el terreno de juego pero no fueron capaces de concretar para llevarse los tres puntos. Primer partido que salva el Astorga, un punto que aunque sepa a poco es un gran resultado después del partido vivido y que le sirve para escalar hasta la tercera plaza .

Compártenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recomendamos

El Tordesillas estuvo más acertado que el Atlético Bembibre

El Atlético Bembibre cayó ayer duramente derrotado ante el Atlético Tordesillas a pesar de…