Inicio Fútbol 2a División B Opinión: El dilema de la portería culturalista

Opinión: El dilema de la portería culturalista

0
3
Foto ABC.es "EFE"
  • Ya van una serie de años en la que podemos apreciar movimientos extraños en el mercado de fichajes en lo relativo a la persona que se sitúa entre los tres palos de las porterías del Reino de León.

Si nos remontamos a la temporada 2016/2017, parecía que todo estaba bajo control. Nuestra plantilla contaba con Jorge Palatsí, Vallejo y Leandro Montagud como guardametas. Tres jugadores de un nivel bastante alto, por no decir de lo mejor de la categoría, como fue demostrado, los cuales se alternaron la titularidad, antes del caos de cesiones que se avecinaba con los porteros.

A la temporada siguiente, en la categoría de plata del fútbol español comenzaron los problemas. Con el fichaje de Jesús Fernández y la salida de Leandro, todo apuntaba a que Jesús, con una admirable trayectoria iba a ser el dueño de la portería, y Palatsí el portero suplente. Al comenzar la temporada, tras un primer partido un poco decepcionante, Jorge Palatsí obtenía la titularidad hasta la novena jornada contra el Sporting. No volvió a jugar en toda la primera vuelta, excepto en Lugo (jornada 18). Las actuaciones de Jesús no cumplían con las expectativas ni con lo necesario para conseguir la permanencia, por lo que Palatsí fue titular durante toda la segunda vuelta y aunque sus actuaciones no fueron malas, podía haber aportado mucho más al club, evitando ciertos errores.

Lo más extraño sucedería la temporada del regreso a Segunda División B. La Cultural fichaba en verano a Irureta, un portero con una experiencia que probablemente no podía ser encontrada en cualquier otro portero de la categoría. Palatsí apuntaba más bien a pasar la temporada sentado en el banquillo. Pero, desconocido el por qué, Irureta terminó siendo traspasado. Esa temporada no sería la mejor en lo que a la regularidad en la portería se refiere. Palatsí concedió demasiados errores a los equipos rivales, lo que terminó por truncar el sueño de regresar a Segunda. Acabó saliendo rumbo a Burgos.

La temporada pasada, regresaba al club leonés Leandro, tras una temporada en el Villanovense y otra en el Mallorca, su breve estancia la calificaría con un cuatro y medio. No fue capaz de echarse el equipo a la espalda y parar más que lo parable, para resolver partidos. No cometió muchos errores, pero sí lo hizo en el Play-off, lo cual no puede permitirse en un club como el que es la Cultural y Deportiva Leonesa. La ilusión llegaría al Reino de mano (nunca mejor dicho) de Lucas Giffard. Tras una brillante actuación contra todo un Atlético de Madrid, al que ayudó a quedar fuera de la Copa del Rey y buenos partidos en el resto de partidos de la competición, como contra el Huesca o contra el Valencia CF, no volvió a jugar en toda la temporada.

Tras la salida de Montagud, se esperaba que el francés fuese el primer portero, o en su defecto, el segundo. Pero ante la sorpresa de los aficionados culturalistas, Diarra se mantiene como segundo portero y a la plantilla se incorpora Zubiaurre, con la particularidad de que es sub 23. En cuanto a Lucas, se va cedido al Rayo Majadahonda, esperemos que crezca como futbolista (desde aquí desearle lo mejor) y que vuelva pronto para ayudar al club a llegar donde se merece.

Vemos que David Cabello prefiere apostar por un portero con proyección, en lugar de por uno experimentado. Habrá que confiar en él, que si lo hace es por algo y ver cómo va evolucionando este tema tan controvertido en los últimos años del culturalismo.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

Tablas en el Reino en una fría tarde de octubre

Un chupinazo de Luque al larguero en el último suspiro, a punto de cambiar el partido El N…