Inicio Baloncesto El CAT&REST Clínica Ponferrada no falla a domicilio

El CAT&REST Clínica Ponferrada no falla a domicilio

0
0
  • “Esperamos que el próximo partido, ante Algeciras, podamos volver al Lydia Valentín con nuestra afición”. David Barrio.
  • “No ha sido nuestro mejor partido, nunca estuvimos a gusto jugando, ni en nuestro ritmo, pero al fin y al cabo lo importante es llevarse la victoria”. Pablo Hernández.

El partido comenzaba con el mismo quinteto que venía poniendo en liza, David Barrio, ante un Alcobendas, que tenía una auténtica final, para escapar del pozo, y con la baja de última hora de su mejor jugador, Filip Krajina, se vería a un Alcobendas mucho más mermado en el juego interior, donde Bamba, se haría más fuerte, imponiendo su superioridad física sobre sus rivales. El partido comenzaría con bastantes errores en ambos lados, pero con un Bamba que comenzaba colgándose del aro, un Ferrando que entraba hasta el aro con facilidad y solvencia, y hasta un Josh Steel que realizaba un mate en una entrada a canasta, pondrían 5 arriba a los bercianos, y Alcobendas tenía que solicitar un tiempo muerto, porque no le estaba gustando a Jose Antonio Ramírez lo que estaba siendo sobre la cancha del Antela Parada.

Tras el tiempo muerto, el marcador poco se movería, aunque sí que lograrían los alcobendanos empatar el partido al final del cuarto. Un primer cuarto con una anotación muy baja, para la puntuación a la que suele jugar el Ciudad de Ponferrada (12-12).

El segundo cuarto, comenzaría con un triple de Young para los locales, y donde se pondrían por primera vez en el partido por delante en el electrónico, pero con 2 triples de un superlativo Raúl Lobaco, y una canasta seguida de 2 puntos, pondría el +6 en el marcador, en apenas minuto y medio, voltearía de esta manera el zaragozano el marcador. Una canasta de Pablo, abriría más la brecha en el marcador y Ramírez tendría que solicitar de nuevo un tiempo muerto, porque se veía 8 abajo, después de 2-3 ataques no finalizados y con un CDP que aprovechaba los errores locales. Tras el tiempo muerto, la distancia más o menos se mantendría entorno a los 8-9 puntos, con lo que el cuarto acabaría con un buen resultado para los ponferradinos (21-30).

El descanso que llegaba como agua de mayo para los dos equipos, pero sobre todo para un CDP, que notaba esa carga de partidos de los últimos 10 días, se acabaría volviendo a la cancha con las pilas cargadas de nuevo, para hacerse con la victoria que le acerque a la salvación y poder soñar con algo más.

Salía Alcobendas intentando recortar la diferencia con la que se iba al descanso, para buscar hacerse con la victoria que le de opciones de escapar de la parte baja de la clasificación, pero un Lobaco excelso, en el día de hoy, desde la línea de 6’75, anotaría de nuevo, para ampliar la renta a 10 puntos, respondiendo a la canasta tempranera de los locales al inicio del cuarto. El marcador se mantendría con esa diferencia, hasta que dos fatídicos minutos de los ponferradinos sin anotar, haría que Alcobendas se acercase a 3 puntos, y David Barrio tenía que parar el partido y reajustar el juego de los suyos a falta de 2:45 para el final del tercer cuarto. Tras ello volvería a ampliar la diferencia a 6 puntos, gracias a un triple de Musa Jeng, y una canasta de 2 de Andy Ramírez, respondiendo a las canastas de los alcobendanos, y así acabaría el cuarto (41-47).

El último y decisivo cuarto, que empezaría con un primer minuto sin puntos, hasta que Musa Jeng anotaría sobre la bocina el triple que abría el marcador del último asalto en el Antela Parada. Joel en este cuarto tendría buenas acciones, comenzando por un tapón a dos manos, finalizado en una contra con un nuevo triple de Musa Jeng, que junto a Lobaco, se estaban desatando como los desatascadores del encuentro con triples importantes y decisivos. Tras el intento de acercamiento de Alcobendas, un parcial de 2-8 forzaría a Ramírez a solicitar un tiempo muerto a falta de 4:21 para el final del encuentro, ya que se encontraba 11 abajo en el marcador. En la recta final Alcobendas se intentaba acercar en el marcador, y solo maquillaría el resultado final para bajar de los 10 puntos (61-69).

No ha sido el partido más vistoso, ni el mejor que ha jugado nuestro equipo en esta temporada, pero también hay que saber ganar y competir en este tipo de partidos, que al final, suma como el resto, y es que así el CDP, suma su victoria número 11, y se erige como un candidato a estar en la parte alta, aunque sin olvidar que el objetivo es el de la salvación, antes que cualquier otra cosa.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendamos

El Basket León sueña con los pies en el suelo «no podemos perder el foco haciendo cuentas»

La temporada del Basket León es digna del mejor novelista o del propio Hitchkock, grandes …